No puedes fracasar en la meditación

Dan Harris se mete dentro de la historia de mindfulness -o atención plena- y compasión a partir de los maestros budistas Joseph Goldstein, Sharon Salzberg y Mark Epstein. 

Lion’s Roar Staff13 October 2022

Fue una oportunidad muy dulce, la verdad. Los colegas de Lion’s Roar vinieron conmigo y me dijeron: escoge a tus maestros budistas favoritos, y organizamos un evento público para ustedes en Nueva York. También me prometieron promocionar mi nuevo libro (10% Happier -disponible en las buenas librerías en todas partes del mundo). No hubo lugar a dudas. 

Así que invité a tres maestros: 1. Sharon Salzberg, co-fundadora de la Insight Meditation Society, quien es autora best-seller y quizás una de las pioneras en América como proponentes de la meditación de amor bondadoso. 2. Joseph Goldstein, también co-fundador de la Insight Meditation Society, autor, uno de los instructores de meditación más respetados y honrados en Estados Unidos, y mi maestro personal, y 3. Mark Epstein, un psiquiatra quien escribe libros brillantes acerca de la intersección y el juego entre la psicología y el budismo. 

Siendo honestos, estaba un poco nervioso, estar sentado ahí junto con tres de mis amados maestros en frente de una gran audiencia en el Jewish Community Center en Manhattan. No fue hasta que leí el texto que me di cuenta realmente de cuán maravillosa fue esa tarde. Discutimos todo; desde la afinidad judía por el budismo, a la controversia del mindfulness en las empresas, hasta los modos más hábiles de manejar los obstáculos y problemas comunes al empezar a meditar. Incluso mi esposa se metió involuntariamente en la conversación. Por favor disfruten.  –Dan Harris

Dan Harris: Permítanme empezar preguntándote, Mark, ¿por qué hay tantos judíos en el mundo budista de América?

Mark Epstein: Los judíos siempre se han tenido que mover entre culturas. No sólo hay judíos en el budismo. También hay un largo legado de judíos tomando ideas del islam y de los griegos, y moviéndose a lo largo de toda Europa traduciendo y volviendo a traducir. 

Yo fui criado muy parecido a ti, Dan, en un ambiente académico judío sin espiritualidad. Como era importante para la mamá de mi padre, hice mi Bar mitzvah a regañadientes. En la secundaria yo estaba atraído a Samuel Beckett y a Eugène Ionesco y el Teatro del Absurdo –ese tipo de desasosiego existencial que roza el humor y que, ahora sí, puede ser leído de un modo budista. Cuando empecé a leer textos budistas y conocí a Joseph y a Sharon, supe que aquí había algo por lo que había estado anhelando y que no podía haber nombrado antes. 

El momento más importante en todo el proceso es el momento después de que te distrajiste. Es ahí cuando tienes la oportunidad de ser verdaderamente diferente.
-Sharon Salzberg

Dan Harris: Sharon, tú has escrito dos libros best-sellers acerca de la felicidad. Así que, ¿qué es la felicidad real?

Sharon Salzberg: Yo defino la felicidad como un tipo de plenitud de recursos para responder. Es un sentido de resiliencia y la habilidad de encontrarnos con las cosas sin ser definidas por ellas. Es una fuente de profunda fortaleza dentro de nosotros, de la cual no siempre nos damos cuenta que tenemos. También la felicidad es nuestra conexión uno con otro, de tal modo que no nos sentimos cortados y solos. 

Joseph Goldstein: El Buda dijo que la felicidad más elevada es la paz. Cosas diferentes quizás nos hagan felices en diferentes momentos de nuestras vidas. Pero, a la larga, las cosas de las que habló Sharon se manifiestan cuando la mente está pacífica. El sentimiento, el sentido de paz, es muy dulce. 

Dan Harris: La gente dice, “Yo sé que la meditación probablemente es buena para mí, pero mi mente está demasiado loca. Yo nunca podría hacerlo”. ¿Cómo respondes a eso?

Sharon Salzberg: Esa es mi gente, las que dicen que no pueden hacerlo. O la gente que dice, “Intenté una vez, pero fracasé”. Realmente amo a esas personas, porque no puedes fracasar en la meditación. La meditación no es acerca de lo que está sucediendo; es acerca de cómo te relacionas con lo que está sucediendo. Puedes tener un torrente de pensamientos y emociones difíciles, pero eso está bien. Puedes estar con ellas no sólo con atención plena, sino también con compasión. 

Usualmente, cuando la gente se empieza a sentar a meditar decimos que cinco minutos es suficiente. No tienes que pensar, “Me tengo que sentar aquí por seis horas”. No tienes que ponerte en una postura de preztel y sufrir. Sólo escoge un objeto para tu atención –quizás tu respiración– y descansa tu mente ahí. Sabes que no van a transcurrir 9,000 respiraciones antes de que tu mente divague. Probablemente pase una. Quizás tres, ¡quizás sólo la mitad de una respiración!

El momento más importante en el proceso entero es el momento después de que estabas distraído, después de que estabas perdido o dormido, o lo que fuera.  Ahí es cuando tienes la oportunidad de ser realmente diferente. En vez de juzgar y regañarte, puedes practicar el dejar ir y comenzar de nuevo. Esa es la enseñanza principal. 

Mark Epstein: Si meditar es rudo, probablemente lo estás haciendo bien. 

Joseph Goldstein: Una de las cosas que aprendemos en meditación es cuán salvajes -o faltas de entrenamiento- están nuestras mentes. Para mí, una de las grandes bellezas de la práctica es el ver la comunalidad de la experiencia. Mientras que el contenido, las historias, quizás sean un poco diferentes, el modo que nos quedamos enganchados en nuestras mentes –y el modo en el que las dejamos ir– es exactamente el mismo. Así que entre más nos entendemos a nosotros mismos, más entendemos uno al otro. 

Cuando empezé a meditar, yo no tenía ningúna ‘maestría en concentración’ ni nada del estilo. Mi mente pensaba todo el tiempo, ¡y era divertido! Me estaba entreteniendo a mí mismo con mis pensamientos. Así que si yo pude llegar a cierto entendimiento de mi mente y experimentar un poquito de paz, todos pueden hacerlo. Y entre más practicas, mejor te vuelves en ello. 

Mindfulness es como una tecnología que aplicas a la mente de tal modo que empiezas a generar visión profunda acerca de ti mismo y de tu lugar en el mundo. 
-Mark Epstein

Mark Epstein: Una de las cosas por las que estoy agradecido es por llegar a conocer a mis maestros como amigos. No tengo ilusiones acerca de su práctica de meditación o sobre quiénes son. Puedo ver que ellos eran igual que yo, y eso me motiva mucho.

Dan Harris: ¿Cuál es tu consejo para empezar?

Joseph Goldstein: Algo muy extraordinario puede suceder en cinco minutos. La primera vez que me senté estaba en las fuerzas de la paz en Tailandia y estaba asistiendo a grupos budistas de discusión. Yo era el tipo que hacía millones de preguntas y no se callaba. Algunas personas literalmente dejaron de asistir porque yo estaba ahí. [Risas] Finalmente, uno de los monjes me dijo, “¿Por qué no intentas meditar?”

Así que reuní toda mi parafernalia y puse mi alarma para no quedarme sentado demasiado tiempo. Incluso cuando se trataba de sólo 5 minutos, algo extraordinario sucedió. No es que haya logrado algún estado genial, pero descubrí que hay un camino para ver hacia la mente, así como para ver a través de ella. Fue una revelación descubrir que hay una metodología para ver hacia el interior, independientemente de lo que uno encuentre. Hasta ese momento yo siempre había estado viendo hacia afuera. Esto me puso en el camino.

Sharon Salzberg: Practicar meditación es una herramienta poderosa. Pero eso no significa que vas a ir de la dulzura al gozo a la alegría, a la dicha, al éxtasis y a la paz de un jalón. No es así. 

Soy mas o menos famosa por haberme enfrentado a mi primer maestro de meditación; yo lo vi a los ojos y le dije: “nunca había sido una persona iracunda antes de empezar a meditar” [Risas]. Estaba poniendo la culpa exactamente donde sentí que le correspondía -¡en él!

Por supuesto, me he enojado enormemente antes, pero realmene nunca había puesto mucha atención a ello. Así que es perfectamene natural cuando empiezas a meditar el ver un enorme flujo de pensamientos y sentimientos que quizás estabas ignorando. Esta es una de las razones por las que es muy reconfortante el trabajar con un maestro o tener una clase, un guía o comunidad. Ellos te pueden recordar que se trata de estar consciente de lo que está sucediendo, no tratar de pelear con ello. No dejarse llevar por ello. El poder mover tu atención hacia otro lado para lograr obtener algo de alivio. El tener compasión hacia ti mismo en vez de juicio. Es realmente útil el poder ser llevado hacia ese tipo de consejo. 

Dan Harris: Mindfulness [o atención plena] está empezando a despegar en muchas areas de la sociedad, especialmente en entornos corporativos. ¿Esto es algo bueno?

Mark Epstein: Por los últimos treinta o cuarenta años, he visto que la meditación de mindfulness ha echado raices en el mundo occidental, primero en hospitales de salud mental y en la profesión psiquiátrica y ahora en el mundo corporativo. Pienso que es, basicamente, algo genial. Cualquier cosa que ayude a alguien es maravilloso, y esto está trayendo a todo tipo de personas hacia sí mismos de una buena manera. Obviamente, hay el peligro de diluir la profundidad de las enseñanzas y pienso que es una pena que mindfulness, sin progresar hacia la visión profunda, es la única manera que muchas personas tienen para exponerse a su propia mente. Pero, eso es lo que hay. 

Dan Harris: ¿Qué quieres decir con “mindfulness sin progresar hacia la visión profunda”?

Mark Epstein: Mindfulness es como una tecnología que aplicas a la mente para empezar a generar una visión profunda hacia ti mismo y hacia tu lugar en el mundo. Esto genera compasión. Visiones profundas acerca de la naturaleza o lo que no es naturaleza del yo son muy importantes en el pensamiento budista. 

Joseph Goldstein: No tengo ningún problema con eso, para nada. Como dijo Mark, si ayuda a las personas, entonces es algo bueno. Confío en que las personas que quieran tomar un paso adelante van a encontrar un camino para ir más profundo. ¿Y aquellos quienes quizás no tengan ese deseo? Ya habrán obtenido algo. 

Para mí, el punto principal es que la oportunidad de practicar las enseñanzas a profundidad continúe siendo disponible para aquellos que las quieren. Pero, fuera de eso, entre más personas practiquen cualquier nivel de mindfulness, mejor. 

Dan Harris: Pero si alguien se vuelve tan pacífico como Joseph Goldstein, ¿se va a volver ineficiente en el mundo? [Risas.]

Sharon Salzberg: Por supuesto, Joseph es muy eficiente en el mundo. Pero es verdad que ser ineficiente es lo que la gente teme acerca del mindfulness. Les decimos “Vas a aprender a aceptar las cosas del modo en el que son”, y “Vas a estar con las cosas sin reaccionar”. Bueno, ¡eso suena insulso y bobo! Recuerdo una vez empezar una sesión de meditación pidiéndoles a las personas que escucharan los sonidos en el cuarto. Alguien levantó su mano al instante y dijo, “Bueno, si es el sonido de la alarma de incendios, debo quedarme aquí sentado en mindfulness sabiendo que la alarma de incendios está activa, o debo levantarme?” Yo dije, “Bueno, yo, me levantaría”.  Pero las palabras pueden hacerlo sonar como que sólo nos vamos a quedar inertes sin que nos importe nada más. 

Lo que permitió a un escéptico como yo el abrazar la meditación es que es una cualidad que puedes desarrollar. Encuentro esto muy estimulante. 
-Dan Harris

La verdad es que si estás bebiendo una taza de té y realmente estás sintiendo el calor de la taza y realmente estás apreciando el olor y el sabor del té, será una taza de té mucho mejor. Pero eso es secundario a la visión profunda -para entender tu vida, para entender la naturaleza del mundo. Nos damos cuenta que, de hecho, todos estamos conectados, que debemos ayudarnos unos a otors. Es un modo completamente diferente de vivir. Para eso es realmente el mindfulness. 

Joseph Goldstein: Sólo mira al Dalai Lama o a Aung San Suu Kyi. Son personas que se están enfrentando con la complejidad y con una cantidad tremenda de sufrimiento, y podemos ver cómo la práctica de mindfulness y de compasión empodera todo lo que hacen. No puedes conocer al Dalai Lama y pensar que es plano. ¡Él está tan comprometido y lleno de vida! Estas personas son modelos para nosotros. 

Sharon Salzberg: Dan, estoy interesada en tu relación con la meditacón de amor bondadoso. Has usado la palabra “latosa” para describirla. 

Dan Harris: Lo sostengo. Es muy latosa. Básicamente, el numerito es que imaginas a una serie de personas y sistemáticamente les envías buenas vibras como, Que seas feliz, Que vivas en bienestar, Que estés seguro y protegido. Es como una tarjeta de regalos con un machete hacia tu garganta.

Es algo rudo, especialmente cuando te lo proponen hacer por primera vez. Lo que yo encuentro revolucionario acerca de la meditación -meditación de mindfulness directa y tal cual- es que asumimos, consciente o inconscientemente, que nuestra felicidad es contingente de factores externos: las circunstancia de nuestro nacimiento, la cualidad de nuestro matrimonio, la calidad de nuestra carrera; si nos hemos ganado la lotería, Etc. Lo que ha permidido a un escéptico como yo el abrazar la meditación es que se trata de una habilidad que puedes desarrollar. Puedes practicarla así como puedes practicar el hacer biceps en el gimnasio. Y encuentro eso muy alentador.

La compasión también es una habilidad que podemos aprender. Tan cursi como pueda paracer la meditación de amor bondadoso, no te va a volver una persona lela, que ama sin pensar a todo el mundo. Es más bien que, dejar de ver todo a través del velo de la sospecha y el odio, de hecho, mejora tu vida. Te puede hacer más popular y es una herramienta de manipulación genial en tu oficina [Risas].

Pregunta de la audiencia: Dan, ¿ha habido algún cambio desde que “saliste del closet” como practicante de mindfulness en tu trabajo? ¿Ha habido algún impacto en tus relaciones con los colegas de ABC?

Dan Harris: Salí del closet -para usar tu expresión- en el 2010 después de que usé una vacación de verano para ir a una marcha de la muerte de meditación de diez días con Goldstein. [Risas.] La gente me preguntaba, “¿Porqué harías algo así?”

Así es como llegué a esto del “10% más feliz”. Al principio, o me callaba y no sabía qué decir, o me me ponía en exceso empático y daba conferencias larguísimas acerca de los beneficios de la meditación. Ninguna de las dos era una estrategia exitosa. Finalmente, un día estaba hablando con una amiga cercana en el trabajo. Ella me preguntó acerca del retiro de diez días, y yo le dije, “Bueno, estoy haciendo esto porque me hace un 10% más feliz”. Cuando su rostro pasó del desdén al interés, supe que había encontrado mi ángulo. La gente con la que hablo ahora varía de la apatía a el interés mediano [Risas].

Cuando estamos mindful, vemos que el pensamiento está completamente vacío y es pasajero. ¡Es sólo un poco más que nada! 
-Joseph Goldstein

Yo no soy un maestro de meditación, pero hago mi rol de porrista. Aún continúo haciendo mi trabajo del modo en el que siempre lo he hecho. No hay un cambio enorme en donde ahora esté regalando flores o panfletos de meditación en la oficina. Aún digo groserías y mi esposa Bianca puede decirte que soy aún un “90% tarado”. [Risas] Espera, ¿ella tiene un micrófono? Oh esto estará genial. Bianca, ¿estás meditando?

Bianca Harris: Yo no medito, pero ciertamente lo apoyo. Está en mi lista de cosas que hacer. Con certeza, la meditación ha cambiado a Dan en formas que no son del todo cuantificables, pero pienso que somos mucho más pacíficos de lo que eramos antes, tanto como individuos como pareja.

Dan Harris: Bien dicho. ¡Yo le di esas líneas! [Risas.]

Bianca Harris: Él no ha cambiado tanto.

Mark Epstein: Al principio de tu libro, Dan, hablas mucho acerca de Peter Jennings. ¿Hay alguna relación entre el modo en el que Peter Jennings te influenció para perfeccionar tu trabajo como periodista, y tu relación con tus maestros budistas?

Dan Harris: Lo que es diferente al tratar con Joseph y Sharon como maestros, en contraste con tratar con Peter, es que no me dan miedo. ¡Es surreal cuando alguien que es famoso mundialmente te está llamando la atención! Peter, además era extraordinariamente amable conmigo en momentos claves, pero no era eso algo que pudiera dar por sentado. Puedo contar con ello con este par, incluso cuando están señalando el hecho de que estoy siendo un testarudo. 

Pregunta de la audiencia: Encuentro que cuando medito, los pensamientos surgen en mi mente y muchos de ellos me provocan ansiedad. A menudo esto desencadenda respuestas físicas. ¿Debo abrazar esto o sólo ser consciente de ello?

Joseph Goldstein: Lo que estás describiendo no es nada inusual. Ve si te puedes relajar en las sensaciones de ansiedad, sabiendo que está bien sentirlas. 

Cuando empezé a meditar, la emoción difícil que más profundamente estaba condicionada en mi mente era el miedo. Trabajé con el miedo por un largo tiempo, pensando que estaba siendo mindful con él. Pero finalmente, me di cuenta de que incluso cuando estaba reconociendo mi miedo, quería que éste se fuera. Entonces hubo un momento cuando estaba haciendo meditación caminando y algo cambió. Pensé, “si este miedo se queda aquí por el resto de mi vida, está bien”.

Este fue mi primer momento de aceptar mi miedo genuinamente. La aceptación no sigrnifica que el miedo ya no surja; pero la aceptación sí cambia la relación con él.  Es lo mismo con la ansiedad: Está bien sentirla. 

Así que la aceptación es el primer paso. Una vez que estás bien con el sentimiento, entonces no te tienes que asustar de los pensamientos. Ves los pensamientos ir y venir. 

Normalmente, nuestros pensamientos tienen un poder increíble en nuestras vidas. Son los dictadores de nuestra mente: Ve ahí, ve allá, haz esto, haz esto otro. Somos los esclavos de nuestros pensamientos. Y, sin embargo, cuando somos conscientes de ellos, cuando estamos mindful con el hecho de que estamos pensando, vemos que el pensamiento es un fenómeno completamente vacío y efímero. ¡Es poco más que nada! Es enormemente interesante aprender esto acerca de la mente de uno mismo. ¡Es muy liberador!

ACERCA DEL STAFF DE LION’S ROAR 

Lion’s Roar es la página web de la revista Lion’s Roar magazine (anteriormente Shambhala Sun) y Buddhadharma: The Practitioner’s Quarterly, cuenta con noticias budistas exclusivas, enseñanzas, arte y comentarios. Subscríbete a nuestro boletín de noticias  aquí  Lion’s Roar weekly newsletter y síguenos en las redes: Facebook, Twitter, Instagram, y Pinterest.

ACERCA DE KHANDRO (TRADUCTORA)

thubten khandro es una yoguini budista tibetana, bailarina, poeta y traductora originaria de México. Desde el 2013 es alumna de Yongey Mingyur Rinpoche y forma parte de la Comunidad de Meditación de Tergar. Ha publicado dos libros de poesía de dharma; bird yes y Sunbird. Actualmente da clases de yoga y comparte poesía y danza a través un boletín electrónico mensual.

Lion s Roar Staff

Lion’s Roar Staff

Lion’s Roar is the website of Lion’s Roar magazine (formerly the Shambhala Sun) and Buddhadharma: The Practitioner’s Quarterly, with exclusive Buddhist news, teachings, art, and commentary. Sign up for the Lion’s Roar weekly newsletter and follow Lion’s Roar on Facebook, Twitter, Instagram, and Pinterest.